Sadismo,

Desde las alturas, lo sigo observando mientras acompaña a otros desvalidos.

Era mi mejor amigo. Aliviaba mis soledades bajo esa lluvia eterna y cansina, me ayudaba a aventar penas.

Una tarde de octubre sentí frío en mis entrañas y él, consciente de mi melancolía, comenzó a cerrar sus varillas hasta abrazarme cada vez con más intensidad, Sentí cómo crujían mis huesos. Intenté soltarme, pero su fuerza me superaba. Finalmente, caí exánime y él voló.

Me pregunto cuál será su próxima víctima.
Berto
18 de Mayo 2017 / 02:44

Sadismo 18 de Mayo 2017 / 02:44
Berto
         Seleccionada26 de Mayo 2017 / 06:06
         Carmen Simón

 

Para poder escribir en la Marina, tienes que registrarte como usuario o ingresa.