Al recibir el mensaje de Dios, el justo hombre, se puso a hacer sombrillas. Dos por pareja para ser exactos. Cuando el aguacero arrancó todos comenzaron a abrir sus paraguas.
Cuarenta días después, al amainar la tormenta y volver las aguas a su cauce, los cuerpos de las victimas ahogadas demostraban su fe con las tiesas manos todavía aferradas a sus parasoles.
Black Dot
10 de Mayo 2017 / 10:27

Otro mensaje 10 de Mayo 2017 / 10:27
Black Dot
         Taller18 de Mayo 2017 / 19:57
         Dakiny

 

Para poder escribir en la Marina, tienes que registrarte como usuario o ingresa.