La fábrica levantó la economía de Villantique. Sus paraguas, que conjugan la elegancia de los flamencos y el colorido de las mariposas, despliegan frente a la lluvia unas protectoras alas de albatros. Aunque sus precios desorbitados solo están al alcance de gente de fortuna, las ventas nunca decaen. Escurridizos como salmones, regresan al lugar de origen cada vez que sus propietarios los extravían.
Rudolf
08 de Mayo 2017 / 11:17

Artesanía de lujo 08 de Mayo 2017 / 11:17
Rudolf
         Taller SELECCIONADA10 de Mayo 2017 / 02:26
         Tequila

 

Para poder escribir en la Marina, tienes que registrarte como usuario o ingresa.