Sus encuentros furtivos eran en la ciudad y en aquel mismo cuarto de hotel, la despedida. El hombre dejó llorando a la mujer entre la marea del maquillaje revuelto. Al salir a la calle, percibió la lluvia. Eran gotas de agua negra y con aroma a cosmético. Pero el paraguas no pudo contener el golpe del cuerpo de su amante que se precipitó desde el décimo piso.
Malvadisco
01 de Mayo 2017 / 18:18

Lágrimas negras 01 de Mayo 2017 / 18:18
Malvadisco
         Taller08 de Mayo 2017 / 11:34
         Elisa A.

 

Para poder escribir en la Marina, tienes que registrarte como usuario o ingresa.