Durante las vacaciones aprendió a amarrarse las agujetas de los zapatos. En premio a su empeño, en casa lo dejaron que pusiera la soga al cuello del siguiente condenado.
Eneas
18 de Abril 2017 / 16:47

Primeros logros 18 de Abril 2017 / 16:47
Eneas
         Taller22 de Abril 2017 / 09:46
         Carmen Simón

 

Para poder escribir en la Marina, tienes que registrarte como usuario o ingresa.