Ante la puerta de la sucursal, la cola era interminable. Cuando me llegó el turno, las cinco monedas de chocolate que costaba el billete se habían derretido entre mis manos.
Rudolf
17 de Abril 2017 / 12:33

VIAJES DE VUELTA A LA INFANCIA, S.L. 17 de Abril 2017 / 12:33
Rudolf
         Disculpe, señor tallerista, si es que pasa por aquí, no tome esta mini en cuenta. Voy a resubirla para otra fecha.20 de Abril 2017 / 11:46
         Rudolf

 

Para poder escribir en la Marina, tienes que registrarte como usuario o ingresa.