No le corre ninguna prisa por abrir el rompecabezas que le compraron. Él quería un carro de control remoto, pero eso de sacar buenas calificaciones, portarse bien y ayudar a mamá en los quehaceres de la casa, definitivamente, no es lo suyo.

?¡Promesas son promesas! ?le recuerda papá.

?Deberías de tomar ejemplo de tu hermanito ?lo reconviene mamá.
Luisito no responde, rasga la envoltura de la caja y sonríe; ni siquiera está molesto. Se siente afortunado de tener un hermano gemelo al que le dan lo que pide, y que cuando están los dos solos es muy compartido.
Eneas
16 de Abril 2017 / 22:04

Juguetes 16 de Abril 2017 / 22:04
Eneas
         TALLER17 de Abril 2017 / 06:18
         José M. Nuévalos

 

Para poder escribir en la Marina, tienes que registrarte como usuario o ingresa.