Al Mocho, lo manda el patrón a los lugares más jodidos. “Ahí te vas a encontrar a la bola de chamacos, muertos de hambre; les ofreces unos cuantos pesos, les das el juguetito y la foto. No se te olvide explicarles bien todo. Después cuando terminen el trabajo recoges lo que les diste y, si les vieron la cara, te los llevas a un lugar donde nadie te vea y terminas con cualquier contratiempo que nos puedan causar”.
El Mocho, escucha atento las instrucciones y se marcha. Nadie sabe que el empezó así también; El patrón se le acercó un buen día le dio mil pesos de aquellos tiempos, le puso en la mano una foto con la cara del fulano aquel y la pistola. De aquello hace ya tantas muertes.
Black Dot
14 de Abril 2017 / 08:21

Fuente inagotable 14 de Abril 2017 / 08:21
Black Dot
         Taller del 14/415 de Abril 2017 / 08:40
         Mónica Brasca

 

Para poder escribir en la Marina, tienes que registrarte como usuario o ingresa.