Mis amigos son unos viejos gaga, llorones y temblorosos. Y la flacidez de mis amigas no les permite siquiera cargar a sus nietos. Qué quién soy yo para verlos de esa manera: un muchacho de 27 años que hace medio siglo murió envenenado.
Marcial Fernández
10 de Abril 2017 / 15:16

SEPTUAGENARIOS (no participa) 10 de Abril 2017 / 15:16
Marcial Fernández

 

Para poder escribir en la Marina, tienes que registrarte como usuario o ingresa.