Le gusta el colegio, pero hoy faltará a clase porque las niñas obedecen cuando los mayores las necesitan. Aunque la tarea es fácil, su carita refleja concentración mientras repasa las instrucciones para no equivocarse: entrar en el mercado por la puerta lateral, acercarse al puesto más concurrido y hacer una señal con la mano para que sepan bien dónde está. Miradla. Ahora avanza entre los tenderetes de verduras, especias y dulces sin llamar la atención, muy derecha, intentando que no se le clave ese cinturón tan incómodo que le han ajustado bajo el khimar.
Circe
07 de Abril 2017 / 11:54

La niña de fuego 07 de Abril 2017 / 11:54
Circe
         Me gusta.07 de Abril 2017 / 14:46
         Black Dot
         taller08 de Abril 2017 / 08:22
         SAPO

 

Para poder escribir en la Marina, tienes que registrarte como usuario o ingresa.