Cada vez que el niño salía a la escuela, su madre lo persignaba.
—¡Vaya con Dios!
Eso hasta que un día no regresó.
Marcial Fernández
07 de Abril 2017 / 09:44

Fe 07 de Abril 2017 / 09:44
Marcial Fernández
         Está buena08 de Abril 2017 / 00:52
         miriam chepsy
         taller08 de Abril 2017 / 08:26
         SAPO
                  El protagonista es Dios...10 de Abril 2017 / 15:13
                  Marcial Fernández
                           Bien...10 de Abril 2017 / 15:45
                           SAPO

 

Para poder escribir en la Marina, tienes que registrarte como usuario o ingresa.