Como a todos los niños, mamá me ha sugerido contar ovejas. Yo las agrupo primero de dos en dos, luego de tres en tres, de cuatro en cuatro y finalmente de un lado las que son todas blancas y del otro las que son negras y blancas. Finalmente duermo. Tengo un sueño dulce al principio. Las algodonadas ovejas balan y brincan la cerca, en perfectísimo orden, de una casa muy bonita. Luego van desapareciendo y me preocupo por mi rebaño. Decido brincar la barda, para averiguar qué pasa con ellas. Del otro lado hay un lobo que las ha ido devorando y ríe, porque sabe que ya nunca más podré conciliar el sueño.
Black Dot
01 de Abril 2017 / 22:37

Dulces sueños mi vida 01 de Abril 2017 / 22:37
Black Dot

 

Para poder escribir en la Marina, tienes que registrarte como usuario o ingresa.